No delay

 

 

 

Victor Rodríguez Coa

 

Desde Puerto La Cruz,  Sandra Oblitas, rectora principal del CNE, anticipa que el organismo dará los resultados del 7 de octubre cuando estos sean irreversibles y no hay una hora precisa para ello. Algunos de los diarios regionales -y uno que otro nacional- lo informan con titulares destacados en primera página. No es una gran noticia.

En 1998 -la primera vez que ganó Chávez- y consecutivamente, así se hizo. En aquel momento el mundo se enteró, a las 7 y 15 minutos  de la noche de ese domingo que Hugo Chávez era el nuevo Presidente de la República. Por cadena de radio y tv, Gabrielita Vergara, joven actriz de moda de la época y contratada para tal fin, desde la sede del ente comicial en la Plaza Caracas dio el temprano anuncio  para tranquilidad del país.

Desde tiempos del desaparecido Carlos Delgado Chapellín con tres periodos al frente de la rectoría electoral, antiguo CSE, se ensayó con lectoras ópticas para sustituir el voto manual y adelantar el final que a veces duraba días. Fue para la elección del 98 que se abordó la tecnificación global del proceso de votación lo cual permitió establecer ese record de información. La presidencia la ejercía Andrés Caleca quien encabezó un triunvirato de mando -autorizado por el TSJ- con Juvencio Pulgar y Eladio Hernández, éste último responsable de la avanzada automatización.

Estuve en el CNE en primera fila de ese evento como coordinador general de información, publicidad, relaciones públicas y protocolo y de alguna manera involucrado en la voluntad de informar a la hora en que se produjera el hecho, como noticia en vivo y así se trató. Mucho antes le comenté, lo que programaban los jefes, a uno de los representantes partidistas. Y su respuesta: “eso es una audacia innecesaria. Debe aplicarse un delay (retraso en inglés), un espacio para la toma de decisiones políticas. ”. Eso hacían antes los viejos partidos y lo hace ahora el “nuevo” PSUV que dirige el CNE: se demora para consultar al jefe del ejecutivo antes de informar al país.

En Colombia, para citar un caso, una vez que se cierran las mesas y se autoriza la trasmisión al centro de totalización, se hace a la vista del público a través de monitores del organismo electoral a los cuales se “pegan” los canales de tv. Van ingresando los datos y se observan los avances como en una carrera de caballos. Al culminar se da el informe definitivo de inmediato con un solo ganador. No delay

Si el CNE gastó una millonada de dólares para ufanarse de tener el sistema “más moderno y confiable del mundo”, con auditorias públicas pre y post voto, con todos los controles (captahuellas, cédula de identidad, cuaderno de votación, firma, tinta indeleble en un dedo), testigos de los candidatos, supervisores, plan república, ¿por qué esperar una hora indefinida -según Oblitas-  para conocer el fin de una elección automática donde hay soló dos aspirantes -los otros no cuentan- para un  único cargo?

Caleca y compañía dieron una inequívoca muestra de autonomía y resultados una hora y quince minutos después del cierre de las urnas para decir que ganó Hugo Chávez Frías, sin delay político. Catorce años después, con el ultramoderno -y costoso- sistema electoral, primero en la tierra, este 7 de octubre de 2012 ¿cuánto vamos a esperar para saber que el resultado no sea el mismo del 98?

Anuncios

Acerca de tuydosmas

periodista
Esta entrada fue publicada en Los voluntarios y sus opiniones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s